Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2020

Sobre las personas chocantes

No sé si a todos les ha pasado como a mí, pero en este tiempo de aislamiento me he visto obligada a hacer reflexiones en relación con un sin número de realidades humanas. Muchas las he compartido en las redes sociales, pero a veces una publicación en twitter ,  facebook o instagram es insuficiente para expresarlas en su totalidad.  Con ocasión de mi cumpleaños estuve pensando en tantas personas que he conocido a lo largo de mi vida. Un día alguien me hizo caer en cuenta de que tenemos tantos amores como personas conocidas en la vida. No es posible querer a dos personas de la misma forma porque cada quien tiene una historia y cada persona es el resultado de esa historia. Quienes permanecen a lo largo de nuestra vida, a veces cerca y a veces distantes, son las que llamamos amigos, de esto hablé en una entrada anterior. Otros son circunstanciales y únicamente nos acompañan en una etapa: el colegio, la universidad, el trabajo, etc. Existen múltiples factores que inciden en nuestra forma de

Del individualismo y sus múltiples manifestaciones

En una sociedad como la de hoy es fácil pensar que nos merecemos ciertos reconocimientos y consideraciones de los demás. Tal vez no así de explícito porque no es fácil aceptar que tenemos un ego tan crecido: es desagradable desde el punto de vista humano porque tenemos la preconcebida idea de que este tipo de personas son gente de malas maneras, déspota, solitaria, etc. Nadie quiere atribuirse a sí mismo esas características: todos deseamos ser amados y valorados por quienes nos rodean y es claro que no es tan fácil al tratarse de una persona como la descrita. El discurso sobre el reconocimiento de los derechos y la inclusión es muy importante, pero me parece que hemos omitido la referencia a los deberes, lo que generó un desequilibrio en la sociedad creando una cultura individualista. Cada quien está exigiendo el reconocimiento de sí mismo y de "sus derechos" sin pensar en que el otro también quiere lo mismo. Esta realidad se evidencia en situaciones tan insignificantes y co