Ir al contenido principal

“Necesitas ser feliz para tenerlo todo”.

“No necesitas todo para ser feliz, necesitas ser feliz para tenerlo todo”, leí ese texto en estos después de una conversación con una persona que estaba triste porque algunos aspectos de su vida no eran como ella quería y le parecía que estaba frente a un rompecabezas en el que las piezas no encajaban. Me serví de las dos circunstancias para escribir una nueva reflexión.

Mi amiga, además de tener trabajo, familia y amigos, tiene proyectos, belleza y unas cualidades humanas extraordinarias. Me contaban que muchas personas, más de las que ella se imagina y sabe, la aprecian y admiran. ¡Como no! Tiene una forma de ser alegre, acogedora y amable que hace que quienes se le acercan se sientan cómodos con su presencia, transmite mucha paz a sus amigos, y también a los no tan amigos, es la típica que la gente busca cuando necesita hablar de algo importante porque es muy buena consejera y siempre está para dispuesta para quien la necesitan. ¿Qué más necesita para ser feliz?

Está pasando por un momento difícil: se sumaron pequeños episodios dolorosos a su vida y nada parece encajar, ella es consciente de que en lo personal esas cosas tienen muchísimo valor, pero objetivamente no son tan importantes y sabe que son situaciones temporales que como tal pasarán, y que la demora depende en cierta medida de ella.

Aprendí que en ocasiones le damos un valor inmerecido a los acontecimientos que impactan negativamente nuestra vida y permitimos que tomen el control de nuestra existencia. Ser felices nos ayuda a darle la vuelta a esos acontecimientos. Decía un gran sabio del siglo XX: “(…) —No te dejes engañar: "ahora" no es demasiado pronto... ni demasiado tarde”. La vida es un ratico y la idea es ser felices, que no se nos pase dándola por sentado.

 

Entradas populares de este blog

Innovación y pensamiento creativo para la vida

  Esta pulsera estaba hecha con un tejido de palma de iraca, por el uso se gastó y un día se rompió. Me dio mucho pesar porque fue un detalle de alguien muy especial, entonces me vi precisada a arreglarla pero quería que luciera igualita de manera que cuando la usara fuera reconocida por quien me la regaló. ¿Cómo hacer para lograrlo? Debía conservar su esencia: seguir siendo una pulsera delicada, discreta y fácil de usar con otros accesorios debido a su color tierra. Pasaron varias semanas entre el día que se me rompió y el día que la arreglé porque no se me ocurrían nuevas formas de hacerla dado que tenía una idea previa de ella y todas mis soluciones para reconstruirla giraban en torno a conseguir un hilo semejante al que la tenía. Un día abrí mi caja de bisutería y encontré los materiales con los que está hecha actualmente.  Cualquiera que la haya conocido originalmente podría pensar que es una idea demasiado básica como para no haberla pensado desde el principio. Pues en realidad s

Femen: ¿un jaque mate al machismo y a la industria del sexo?

Según una popular revista de amplia circulación, las integrantes del movimiento femen están convencidas de su éxito, porque toman fuerza en gran parte del mundo. Las mujeres femen lo afirman orgullosas. Sin embargo, hay quienes preguntamos si cabe enorgullece de aquel espectáculo. Las similitudes entre las manifestaciones femen y las de ciertos sectores económicos son numerosas. Las diferencias son pocas: mientras estos apelan a mujeres desarropadas y sonrientes para promover cualquier producto que acercan al cuerpo femenino; las femen exhiben sus pechos desnudos, el ceño fruncido y mensajes en sus cuerpos que semejan a las marcas de los animales puestas por sus dueños. Lo que generalmente no he podido encontrar es la relación entre el cuerpo femenino desarropado y el producto anunciado. Sólo existe una explicación: la publicidad explota el cuerpo femenino. Así, por ejemplo, para quien patrocina la selección Colombia de futbol, James Rodríguez o Falcao García serían figuras adecuad